Froome presume de buena forma en Strava

Froome en strava

Strava, la aplicación que registra y monitorea las rutinas de ejercicio de los usuarios, está causando furor entre muchos deportistas profesionales, que no dudan en compartir con los fans sus tiempos. A esta moda se ha apuntado el vigente campeón del Tour de Francia, Chris Froome.

El británico está, desde que comenzó el 2018, haciendo gala de un excelente estado de forma. En la primera semana de enero, Froome realizó un total de 1.000 kilómetros en 32 horas de rodaje. En su pico más alto, durante 224,5 kilómetros, en una de dichas jornadas de trabajo llegó a una media de 37,9 km/h. Ahí no queda la cosa. El corredor se superó así mismo, tal y como se desprende de los datos de su último entreno. Según el mismo, recorrió 272 kilómetros a un media de 44,8 km/h, en los que acumuló 3.500 kilómetros de desnivel. Se trata de parte de su trabajo en solitario a la espera de que se resuelva su caso por salbutamol correspondiente a la última Vuelta a España.

Podría estar en el próximo Tour

El miembro del Sky Team no está sancionado, pero la UCI ha pedido a su equipo que no le permita competir hasta que se aclare su presunto positivo. A la espera de noticias, Froome sigue entrenando con el objetivo de acudir al próximo Tour de Francia. No se podría explicar de otra manera que en el primer mes del año ya haya pedaleado 4.500 kilómetros durante 140 horas. Pendientes de su futuro está todo el pelotón internacional. Y es que Richie Porte y Nairo Quintana se postulan como los principales aspirantes a sucederle en el palmarés y para subirse a lo más alto del podio de París en las cuotas deportivas y en las diferentes apuestas relativas a la carrera más importante de todas. Su ausencia ampliaría también el abanico de candidatos a corredores como Tom Dumoulin o Vincenzo Nibali, así como a Mikel Landa.

Sin embargo, las últimas noticias que llegan desde el diario ‘Corriere della sera’ apuntan a que Froome aceptaría una sanción de seis meses para ahorrarse el tiempo de espera que conlleva un proceso judicial y su correspondiente dictamen. Si así fuera, tendría vía libre no solo para correr el Tour si no también el Giro de Italia. La aceptación de culpabilidad no implicaría el perder su cuarto Tour, pero sí su primera victoria en la Vuelta y el bronce cosechado en el último Mundial. Richie Porte es uno de los que vería como una buena noticia que pudiese participar en el Tour, aunque no sería el primer campeón en la historia que no defiende el amarillo en el asfalto francés.

Ajeno a todo este alboroto se está manteniendo Froome. Está centrado en alcanzar la forma física ideal por si tuviera ocasión de tomar partido en el calendario de la UCI y sobre todo en ser más trasparente en cuanto a sus marcas personales en los entrenamientos que viene realizando desde que comenzó el 2018.

 

Deja un comentario