La mountain bike eléctrica de ruedas gordas, to be or not to be?

 

Vaya por delante que somos férreos defensores de la bicicleta eléctrica pero hoy queríamos abrir en nuestras páginas un debate que nos ronda la cabeza últimamente.

El caso es que la bicicleta eléctrica ha venido para quedarse. Cada día vemos más por las calles y estamos convencidos de que es una solución estupenda para la movilidad urbana en las ciudades. Es perfecta para ciudades con desniveles, para gente mayor, para gente que no esté muy en forma, para gente sin mucha experiencia que necesite reprís y agilidad o para gente que no quiera sudar de camino al trabajo.

Su eficiencia y “usabilidad” en las ciudades está demostrada y cada vez salen modelos más depurados, discretos y avanzados.

En otro ámbito uso, en la montaña, siempre pensábamos que la misión de las bicicletas de montaña eléctricas era el posibilitar a la gente más entrada en años el seguir disfrutando de su pasión. Nosotros mismos fantaseábamos con la posibilidad de seguir practicando BTT, tan ricamente, cuando nos jubiláramos, con uno de estos juguetes.

El caso es que, desde hace unos meses, cada vez que salimos al monte, nos cruzamos con un par de bicis de montaña eléctricas cada vez. Hasta aquí normal; pero lo que nos llama la atención son dos cosas:

 

  • La gente nos es mayor. Casi todos andan entre los 35 y los 45 años.
  • Son bicis con ruedas fat y mucha gente va con equipaciones tipo Enduro, con casco integral, etc.

 

ebike

 

Es entonces cuando nos planteamos unas cuestiones:

 

  • ¿Es un nicho nuevo?
  • Es ciclismo

 

Hasta ahora pensábamos que alguno de los valores del ciclismo fundamentales eran el esfuerzo y la capacidad de sufrimiento. Está claro que una cosa es recibir aporte de potencia cuando se es mayor o con algún problema físico y otra el recibirlo cuando no se tiene ningún problema físico.

¿El suplemento eléctrico en gente sana desvincula esta actividad del ciclismo tradicional?

¿Una bici por el monte con dobles suspensiones y motor no es motocross?

Queremos dejar claro que no rechazamos la bici eléctrica, al revés, somos claros convencidos, pero queríamos lanzar al aire las cuestiones para conocer vuestra opinión al respecto.

¿Qué opináis?

 

 

6 Comments

Filed under MountainBike

6 Responses to La mountain bike eléctrica de ruedas gordas, to be or not to be?

  1. poquetacosa

    Como bien decís, las eléctricas se están desgajando en un nuevo nicho que cada vez se acerca más a la moto, aunque se quede (de momento) muy lejos de la potencia y “brutalidad” de las motos de campo. Yo tengo 46 años y sin ser un ciclista demasiado fuerte, de momento voy, incluso al trabajo (10 Km de y ida y 10 de vuelta por carreteras secundarias), con mi bici normal y aunque al principio sudaba y soplaba, ya hace tiempo que dejé de hacerlo. Eso me lleva a que la gente que todavía conserva íntegras sus capacidades físicas, aunque no las tenga trabajadas, y se decanta por la bici eléctrica, se pierde uno de los pilares básicos del ciclismo puro: el placer de la superación, de la evolución física a mejor; la satisfacción del “lo hice”. En mi opinión, una persona jóven y sin limitaciones físicas que elige una bici eléctrica no es un ciclista.

    Por supuesto, si llego a viejo y mis facultades físicas se van degradando hasta el punto de no poder montar en mi bici normal, me compraré una eléctrica. Sin la más mínima duda.

    • Luis

      Buena pregunta. Yo tengo 34 años y tengo una eléctrica para circular en ciudad y una de carretera normal para hacer deporte. Con la eléctrica es casi imposible sudar. Por tanto, difícilmente se podría, bajo mi punto de vista, considerar que es ejercicio, superación o “machaque”. En el caso de la situación que planteas, para mi, la eléctrica en campo, con buenas condiciones físicas, es un paseo, más que hacer ejercicio. Lo cual no quiere decir que lo vea mal. Solo que es otra manera de disfrutar de la montaña.

  2. Miquel

    El descenso se considera ciclismo, y eso que suben en un telesilla y bajan pedaleando un mínimo.
    Las bicicletas eléctricas de montaña ayudan a subir con menos esfuerzo, es evidente, pero necesitan obligatoriamente el pedaleo para activar el motor. No tienen un botón que da “gas”, por lo que considero que sí se ejercitan las piernas mínimamente.
    Para mi es claramente un nuevo nicho dentro del ciclismo.
    Saludos!

  3. Las bicicletas eléctricas en la ciudad mucha gente las usa para ir a trabajar porque en el trayecto tienen subidas importantes y la eléctrica no llegan sudando al trabajo.
    Sobre la mountain bikes eléctricas principalmente hay mucha gente que las usa para poder seguir el ritmo de compañeros que estan en muy buena forma, y con una mtb normal no podrian hacerlo. Despues cada uno dependiendo de sus fuerzas puede desactivar la parte eléctrica o bien seleccionar el nivel de ayuda que se quiere.

  4. Para gente no puede salir muy seguido con la bici no es mala opción. A mi me ha pasado el tener épocas de salir apenas una vez cada dos meses y se hacía muy pesado seguir el ritmo de mi grupeta habitúal. A parte de fastidiarles al tener que ir todo el rato esperándome o tener que acortar las rutas. Con una de estas bicis problema resuelto. No solo por ser mayor pierdes la forma también la falta de tiempo para salir o que la bici no sea tú única opción de ocio.

  5. Estoy de acuerdo con Luis, la eléctrica en campo es un paseo. Nosotros hacemos rutas mtb y son super duras. Llevamos de todo, cámara de recambio, comida , isotónica, barritas porque lo quemas todo. Con repecto a las marcas lo mejor es ir probando. He visto una marca de suplementación deportiva nueva que se llama enervit y vende mercadona y me han gustado tanto los geles como las barritas

Deja un comentario