El ciclismo es el nuevo golf (reloaded)

 

Siguiendo con la reflexión de un famoso artículo aparecido en el mundo anglosajón y que ha tenido mucha repercusión, recordamos cuan lejos quedan los tiempos  en que el ciclismo era un deporte de sacrificados que solían practicar gentes de extracción humilde.

Luis Ocaña, vencedor del Tour de Francia no dudaba en afirmar que él estaba en el ciclismo por dinero, para salir del último escalón social; el que llevo a sus padres a emigrar de una España de posguerra en la que no tenían ni para comer apenas.

Recordamos también míticas afirmaciones de ciclistas e los años ochenta del tipo: “Entre la paleta de albañil y la bici, elegí la segunda opción”.

Hoy día, con la bici, el ejercicio y la vida activa tan de moda, casi se podría decir que la bici es el nuevo golf.

 

golf
cc) Dmitry Gudkov www.veoverde.com

 

Evidentemente el golf sigue ahí, en su sitio, pero hay muchos emprendedores jóvenes, profesionales, o artistas que prefieren mantener sus contactos sobre una bici pedaleando a hacerlo comiendo en un restaurante o dándole al hierro sobre el green.

La moda del paddel, que llegó en los noventa, sigue ahí también pero se ha vuelto un deporte masivo que practica todo el mundo y ha perdido ese aroma de exclusividad que pueda tener el golf o el de la épica de los grandes retos que marca el ciclismo.

No son pocos los grandes directivos de grandes empresas (incluidas algunas del IBEX35) que gastan las horas del fin de semana sobre la bici, antiguos futbolistas como Luis Enrique que llegan a un estado de forma en bici que ya quisiéramos muchos, o actores como Santi Millán quién parece pasar más tiempo sobre pedaleando que sobre al plató.

No cabe duda de que un buen porcentaje de los nuevos aficionados al ciclismo viene derivado en segunda instancia por la gran fiebre del triatlón que asola a los cuarentañeros. Muchos de ellos se enganchan tanto a las dos ruedas que se quedan finalmente solo con esta disciplina.

El ciclismo, al igual que el golf, permite pasar muchas horas con los compañeros. Esas horas de networking son valiosísimas por el compañerismo o sentido de trabajo en equipo que se forja en la grupeta con los relevos, la ayuda al que no puede más, etc.

También mantiene el ciclismo ese toque de exclusividad que conlleva la guerra de material; las bicis pueden ser todo lo caro que uno quiera y, especialmente entre muchos de los nuevos aficionados, la locura  por llevar el carbono más ligero, la vestimenta más novedosa o el GPS más innovador abre una guerra sin fin.

 

medina golf

 

Fernando Alonso, Bisbal, Norman Foster, Valentí Fuster, Rafael Medina…Toda un ejército de reconocidos profesionales que han dicho no al palo del golf y si a la biela y el pedal.

 

 

Deja un comentario