Paul Deman, espía, condenado a muerte y primer vencedor del Tour de Flandes

 

A tan solo una semana del Tour de Flandes entramos en su edición 101; la que coincide con el aniversario de la I Guerra mundial.

En cronoramia rendiremos homenaje a la carrera dedicando todas las entradas de la semana al Tour de Flandes; será la semana Tour de Flandes by cronoramia.

 

león de flandes

 

Volviendo al mencionado y trágico aniversario, hay que dejar claro que los recorridos de las grandes clásicas primaverales están muy relacionados con la I Guerra Mundial puesto que sus trazados coinciden en buena manera con los escenarios de las terribles batallas de trincheras de la guerra. Se da el caso de que muchos de los corredores que lucharon en los pelotones por las victorias de etapa, lucharon también en las trincheras, aunque, en este caso por salvar su vida.

Nadie personifica mejor esta relación que Paul Deman, vencedor de la primera edición del Tour de Flandes en 1913.

Este corredor belga, profesional de 1909 a 1924, compitió frente a otros 37 corredores en la primera edición, venciéndoles tras recorrer los 330 kilómetros de recorrido antes del llegar al velódromo de Gante.

 

paul deman

 

Su carrera se truncó, como las de otros tantos miles de hombres, al llegar la gran guerra. El caso de Paul fue curioso porque siguió usando su bici como medio de trabajo ya que, enrolado en los servicios secretos belgas, pasaba información codificada de contrabando a la vecina y neutral Holanda escondiéndolos en…Un diente de oro.

Tras quince misiones exitosas, fue finalmente capturado por los alemanes y condenado a ser fusilado. El armisticio llegó justo antes del fatal desenlace librándose de las tropas enemigas pero, debido a su profunda voz, por la que le llamaban el “bajo”, levantó las sospechas de los libertadores y creyéndole un alemán camuflado fue condenado a ser ejecutado de nuevo. Por segunda vez en semanas salvó la vida de milagro cuando una carta de Bruselas aclaró la situación.

 

paul deman

 

Paul decidió que la mejor manera de curar las heridas mentales de la guerra era haciendo lo que mejor sabía; montar en bici. Lejos de salir disminuido físicamente de la guerra, consiguió ganar la Paris Roubaix de 1920 y la Paris tours de 1923 redondeando un excelente palmarés de clasicómano.

En 1924 se retira y se hace con una fábrica de bicicletas.

Por las casualidades o por la especial química del ciclismo, Paul falleció en 1961, el mismo año que el fundador del Tour de Flandes, Karel Van Wijnendaele.

 

creador tour flandes

 

Fundador y primer vencedor se fueron de la mano.

 

 

1 comentario

  1. juanjoperni
    01/04/2014

    Preciosa historia!

    Responder

Deja un comentario