Los forzados de la carretera, lectura obligada

 

Gracias al comentario de Guillermo Da Costa en nuestra anterior entrada, 3 novelas de ciclismo básicas, pudimos conocer y posteriormente leer el libro “Los forzados de la carretera. Tour de Francia 1924” del conocido periodista francés de principios del siglo pasado, Albert Londres.

La editorial Melusina ha sido la encargada de facturar esta pequeña joya de sencilla, pero  impecable, edición que recoge los reportajes e impresiones de Albert Londres siguiendo el Tour de Francia de 1924.

 

Los forzados de la carretera

 

Son una serie de textos breves, duros y certeros que dibujan con sensibilidad la heroicidad de este deporte, mucho mas duro si cabe en aquellos años. El escritor, uno de los reporteros de guerra mas conocidos de su época y látigo del colonialismo, parece trasladar una visión de los corredores como los esclavos blancos de Europa. En una charla con Pélissier, este afirma que se retira después de que la organización le sancionara por desprenderse de la camiseta en una calurosa etapa cuando el reglamento obliga a llegar a meta con todo lo que se salió.  “¡No somos perros!”, afirma.

 

Albert Londres
Albert Londres

 

Algunas críticas del libro:

«Existen fantasistas que se tragan ladrillos y otros a ranas vivas. He visto a faquires que escupen” plomo fundido. Son personas normales. Los verdaderos chiflados son algunos iluminados que el 22 de junio abandonaron París para comer polvo. Los conozco bien; formo parte de ellos.»

Así nos describe Albert Londres, uno de los más sobresalientes cronistas del siglo xx, a los participantes del Tour de Francia de 1924, prisioneros de la carretera que, persiguiendo una incierta gloria, soportaron toda clase de sufrimientos y condiciones extremas. Pero lo que quizás sorprenderá más al lector es que todos los temas actuales aparecen ya de una u otra forma en estas deliciosas crónicas: el dopaje, las escaramuzas entre los equipos y entre los ciclistas y dirección del Tour y, por supuesto, el glamour de esta mítica carrera.

 

Una impagable editorial de Barcelona, Melusina, acaba de publicar, traducido al castellano, el reportaje sobre el Tour de 1924 que Albert Londres, gran corresponsal de guerra, publicó bajo un título que, pasados los años, se convertiría en uno de los lugares más comunes de quienes escriben de ciclismo, Los forzados de la ruta. Narra la primera época del ciclismo, la de los pioneros, los tiempos en los que la consideración social de los ciclistas, y la dureza de su afán, era similar a la de los mineros, o de los trabajadores del metal.

Carlos Arribas – El País

 

Cualquier buen aficionado al ciclismo conoce las crónicas de Londres, pese a que no se habían editado en España. La editorial Melusina, siempre inquieta en su labor divulgativa del pensamiento moderno, restaña esa carencia en Los forzados de la carretera, un delicioso y breve libro de tapas (por supuesto) amarillas.

Julián García – El Periódico de Catalunya (15 de julio de 2009) 

 

En resumen, es un libro apasionante, que se devora en un par de días y de bajo precio. No tienes excusa para comprarlo o para regalarlo. Puedes hacerlo YA en la propia web de la editorial o en Amazon Aquí:
Forzados De La Carretera Tour De

 

Bottechia, vencedor en el 24

 

FICHA TÉCNICA

Título: Los forzados de la carretera. Tour de Francia 1924
Autor: Alber Londres
Editorial: Melusina [sic]
Páginas: 142
Encuadernación: rústica 10x17cm
Primera edición: julio de 2009 (Barcelona, España)
ISBN: 84-96614-75-1
ISBN-13: 978-84-96614-75-8
Precio: 9,50€

Más información:
http://www.melusina.com/

 

 

2 commentarios

  1. Guillermo da Costa
    25/02/2013

    Comentario obligado para suscribir la letra y el espíritu de esta entrada sobre el exquisito “Los forzados de la carretera…”. Disfruten de su lectura.
    Un saludo.

    Responder
  2. Jose
    30/11/2016

    Puro ciclismo, lectura obligada para intentar empaparte del espíritu de aquellos guerreros de la carretera, que con nimios medios pero con una pasión única recorrían esas indescriptibles carreteras.

    Responder

Deja un comentario